Otros incluso temen que el desarme de civiles deje a la población desprotegida frente a los delincuentes.

SANTO DOMINGO.- El plan piloto de seguridad ciudadana que prevé el desarme de la población civil, comenzando desde este sábado en el barrio de Cristo Rey, generó el inmediato escepticismo de los residentes de ese sector sobre su efectividad.

Pablo Segundo es uno de los residentes en Cristo Rey que de inmediato puso en duda la efectividad del proyecto, que desde este sábado incluirá centros de acopio donde los habitantes de ese barrio podrán voluntariamente depositar sus armas de fuego. Además considera que el proyecto no reducirá la violencia.

Otros incluso temen que el desarme de civiles deje a la población desprotegida frente a los delincuentes.

Tras evaluar los resultados del plan de seguridad en Cristo Rey, el programa será extendido a otras partes del país.

A partir de este sábado tres centros de acopio de armas de fuego estarán disponibles en Cristo Rey como forma de contribuir a la recolección y entrega voluntaria de armas ilegales.