Aseguran que la actividad física regular contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico.

SANTO DOMINGO.-Los principales actores de la industria de Gimnasios y Centros de Deportes & Bienestar expresaron estar dispuestos a colaborar con las autoridades nacionales en la prevención y control del COVID-19.

Ante esta circunstancia, piden a la Comisión de Alto Nivel para la gestión de esta crisis, definir un protocolo formal de requisitos de operación para Gimnasios y Centros de Deportes & Bienestar según su tipo, con la participación de expertos de la industria.

También poner en marcha un proceso formal de inspección y auditoría que pueda evaluar las instalaciones físicas y modelos operativos de cada empresa, permitiendo operar a aquellos que cumplan con los requisitos de distanciamiento, ventilación - climatización e higiene necesarios para ofrecer a la sociedad ambientes seguros para realizar actividad física.

Informan que la naturaleza de la actividad económica juega un papel de especial importancia en este momento. Aseguran que la actividad física regular contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico, a la prevención de condiciones de alto riesgo ante la enfermedad, como son la hipertensión, obesidad, diabetes, entre otras; y a la disminución del nivel de stress ocasionado por la pandemia, algo sin precedentes para las generaciones actuales.

"Desde el inicio de esta crisis sanitaria y económica, hemos intentado presentar nuestra propuesta de protocolo y propiciar espacios de diálogo con las autoridades; hasta la fecha esto no ha sido posible".

Ante la ausencia de un lineamiento oficial, los principales actores de la industria de Gimnasios y Centros de Deportes & Bienestar "nos hemos autorregulado atendiendo a las mejores prácticas a nivel internacional. Hemos realizado cuantiosas inversiones en la adecuación de nuestros modelos de operación y en el fortalecimiento de las normas de distanciamiento físico e higiene", indican en un comunicado.

El cierre de operaciones durante cuatro meses ha ocasionado un efecto financiero y laboral devastador para los propietarios de los gimnasios, "sin contar con medidas de protección fiscal ni acceso a condiciones especiales de financiamiento".

"Hoy, nos enfrentamos a una nueva decisión de cierre por parte de las autoridades sin horizonte de tiempo definido, lo que nos coloca en una situación mucho más dramática e insostenible, que pone en riesgo el trabajo de miles de personas".

"Nos mueve el fin común de seguir contribuyendo a la salud y el bienestar de nuestras valiosas comunidades de socios, la generación de trabajo digno y el aporte responsable al Estado fruto de un ejercicio de negocios formal y transparente. Somos parte de la solución", concluyen.