El 4% del PIB para Educación tiene 10 años de experiencia, pero no ha dado los resultados esperados, “lo sabemos, pero no se puede, ni se debe, hablar de una reducción a ese presupuesto”, expresó.

SANTO DOMINGO- La educadora Jacqueline Malagón fue investida como “Miembro de Número” de la Academia de Ciencias de la República Dominicana (ACRD), por sus aportes en más de 64 años de servicios a la Educación y la sociedad, mediante el fortalecimiento de la enseñanza.

En el acto de investidura la exministra de Educación pronunció su discurso de ingreso titulado “Una vida en la educación de mi país: resultados, logros y decepciones”. Planteó la formación de un movimiento nacional para la transformación del sistema educativo y afirmó que la consigna nacional debe ser “Educar para enseñar a vivir”.

Malagón expresó que la educación es un bien público que pertenece a todos y en tal virtud es un derecho humano esencial, fundamental, que todos los países están en la obligación de respetar, promover y proteger, con el propósito de asegurar la igualdad de oportunidades.

La educadora planteó que la educación requiere de una urgente transformación, con una inversión extraordinaria de dinero y capacitación de los maestros.

“El hecho de que la República Dominicana aun disfrutando de un nuevo 4% del financiamiento de la educación desde hace 10 años, el mismo todavía no ha alcanzado la calidad que se esperaba y lo cual se evidencia en los resultados de las pruebas de la Región y del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos-PISA así como en las Pruebas Diagnósticas y Nacionales, dijo la educadora.

El 4% del PIB para Educación tiene 10 años de experiencia, pero no ha dado los resultados esperados, “lo sabemos, pero no se puede, ni se debe, hablar de una reducción del 4%”.

Estimó que hay que hacer un stop en el camino y cambiar el criterio para aumentos de salarios a maestros y reorientar el enfoque de la necesidad y derecho a mejor salario, por el valor en la enseñanza y aprendizaje del estudiante.

Consideró importante la enseñanza bilingüe en las escuelas dominicanas, pero primero se debe fortalecer el uso correcto de la lengua materna, tanto escrita como oral. Ponderó la necesidad de la enseñanza de moral y ética en los centros educativos y la inclusión de la educación ambiental.