Foto de archivo

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-El 9 de diciembre de cada año, el gobierno de Estados Unidos se une a la comunidad internacional para honrar el Día Internacional contra la Corrupción, que se estableció en 2003 como parte de las conclusiones de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción.

La corrupción, la transparencia y el buen gobierno son temas importantes en los Estados Unidos, y que también afectan críticamente las relaciones entre los países. Como tales, son prioridades importantes para las legaciones diplomáticas en el extranjero, en todos los países del mundo, dice la embajada de este país norteamericano a través de un comunicado.

También expresó que la lucha internacional contra la corrupción sigue siendo de vital importancia para los Estados Unidos;  ya que está vinculada a intereses compartidos de la comunidad mundial en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia transnacional, la promoción de mercados libres y abiertos, aumentar el crecimiento económico y el fomento de democracias estables y el imperio de la ley.

Enfatizó que el gobierno de Estados Unidos reconoce que, en la República Dominicana y en todo el mundo, los individuos, los gobiernos, las empresas, la sociedad civil y las organizaciones internacionales luchan contra la corrupción los 365 días del año.

“Estamos muy contentos de continuar trabajando con diversos grupos en la República Dominicana en la lucha permanente contra la corrupción. Para citar al Presidente Barack Obama: La gente de todo el mundo deben tener el derecho a iniciar un negocio o conseguir una educación sin tener que pagar un soborno. Tenemos la responsabilidad de apoyar a aquellos que actúan con responsabilidad y aislar a aquellos que no lo hacen, y eso es exactamente lo que los Estados Unidos hará", afirmó la Embajada.

En apoyo del compromiso del presidente Obama a la lucha contra la corrupción y en honor al Día Internacional contra la Corrupción, el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry emitió un comunicado el 9 de diciembre de 2014.  Él declaró: "Los costos morales y prácticos de la corrupción ya no son discutibles. La corrupción impulsa la inestabilidad, las protestas populares, y las revoluciones.... Hoy, hacemos un llamado a los socios en el gobierno, la sociedad civil y el sector privado, a unirse a nosotros en la lucha contra la corrupción”