Muchos diplomáticos que han servido en Haití dicen que solo las Naciones Unidas tienen la experiencia en el campo para poder calmar el país y ayudar a crear una democracia que funcione.

REDACCIÓN.- El canciller de República Dominicana, Roberto Álvarez, dijo en una entrevista al periódico Miami Herald que “se necesita una presencia internacional sólida en Haití” para detener el caos de inmediato.

"Existe un peligro real de una 'Somalización' en Haití que podría afectar la paz y la seguridad de toda la región". Se refería al período de caos, guerras tribales, fallos estatales y crisis migratoria que destrozó a Somalia en las décadas de 1980 y 1990.

Existe confusión sobre quién gobierna en Haití. Se suponía que el primer ministro interino Claude Joseph dimitiría solo unos días después del asesinato de Moise. Antes de su muerte, Moise había designado a un nuevo primer ministro, Ariel Henry, para que asumiera el cargo, pero aún no había prestado juramento. Ambos hombres ahora afirman ser los primeros ministros legítimos de Haití y no hay un parlamento en funcionamiento.

Muchos diplomáticos que han servido en Haití dicen que solo las Naciones Unidas tienen la experiencia en el campo para poder calmar el país y ayudar a crear una democracia que funcione.

Edmond Mulet, un diplomático guatemalteco que dirigió dos veces las fuerzas de mantenimiento de la paz, en 2006 y nuevamente en 2010.

Cuando se le preguntó por qué muchos haitianos son críticos con las misiones de mantenimiento de la paz de la ONU en Haití, Mulet dijo que el personal de mantenimiento de la paz de la ONU nunca tuvo una oportunidad real de hacer su trabajo porque, entre otras cosas, siempre se retiraron prematuramente y nunca tuvieron un mandato fuerte.

Durante sus períodos como jefe de la MINUSTAH en Haití, a Mulet no se le permitió realizar operaciones de seguridad sin coordinación con la Policía Nacional de Haití, algunos de cuyos oficiales estaban confabulados con las pandillas, dijo. Muchas operaciones de seguridad de la ONU fracasaron porque los líderes de las pandillas fueron avisados ​​con anticipación, agregó.

“Lo que se necesita en Haití es una misión a largo plazo de entre 15 y 20 años, con un mandato ejecutivo”, me dijo Mulet.

Otros observadores veteranos de Haití como George A. Fauriol, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington, DC, apoyan la idea de una misión de la ONU a más corto plazo.

"La ONU podría desempeñar un papel en un compromiso limitado relacionado con las elecciones y el período inmediatamente posterior a las elecciones", dijo Fauriol. "Eso suena plausible, y tal vez incluso necesario".

De hecho, para prevenir un ciclo de violencia y una nueva crisis de refugiados que podría afectar a gran parte de la región, Biden debería impulsar una nueva misión de mantenimiento de la paz de la ONU con poderes ampliados. Trump cometió un grave error con Haití, y Biden debería reparar urgentemente el daño.