El enfurecido hombre tomó la decisión cansado de saber que en su taller de ebanistería le robaban y la policía no buscaba a los ladrones, según moradores del lugar.

LA ROMANA.- La impotencia y la ira se apoderó de Daniel Guerrero Tavarez, alias El Ebanista, quien el jueves protagonizó una noche de terror en el sector de Guaymate de la provincia La Romana, tras querer hacer justicia con sus propias manos.

El enfurecido hombre tomó la decisión cansado de saber que en su taller de ebanistería le robaban y la policía no buscaba a los ladrones, según moradores del lugar.

Al Ebanista lo tenían en el sector como una persona trabajadora y de perfil bajo, pero la impotencia se apoderó y con escopeta en mano, minutos antes de la masacre

comenzó con los motoconchos, los primeros en ser atacado a tiros, de nombres Gamalier y Aneudy, atacados por el tirador y al entrar la acción policial, se atrincheró y mantuvo como rehén a un oficial de la policía, una niña y una mujer.

Después de ocho horas de incertidumbres y disparos esporádicos, la policía abatió a tiros al tirador Guerrero Tavarez.

Desde allí se desató una espiral de violencia que terminó con siete policías heridos y la actuación del grupo Swat proveniente de Santo Domingo.

El Ebanista fue ultimado pasadas las 12:00 de la medianoche luego de más de siete horas de enfrentamientos con los agentes policiales.

Entre las víctimas mortales figuran el primer teniente Moisés Hernández, quien recibió un impacto de fusil en la cara que le vació el ojo y murió mientras recibía atenciones en el hospital Dr Gonzalvo.

El suceso mantuvo en suspenso y atento al país, que lo seguían en transmisiones en vivo por las redes sociales por más de once horas.