"El objetivo fundamental de la inmunidad de rebaño se está distrayendo vacunas, 700 mil que significaría 150 mil (personas) más que tendrían dos dosis”, explicó.

SANTO DOMINGO.- La tercera dosis de la vacuna COVID-19 que implementó el gobierno de forma voluntaria para los ciudadanos es “una manera de distraer vacunas”, afirmó hoy el exministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas.

“Desde el principio he dicho que es una manera de distraer vacunas que debieron aplicarse a aquellos que no tenían vacunas con fines de conseguir el objetivo epidemiológico y de salud pública que es la vacunación masiva, colectiva”, criticó el médico en la entrevista central de El Despertador.

Dijo que aquellos otros países que han aprobado la tercera dosis ha sido “en unas condiciones especiales” y que aunque a nivel clínico un médico podría indicar la tercera dosis a un paciente para aumentarle la protección ante la enfermedad, hacerlo como estrategia poblacional no hace sentido.

“En material poblacional, ¿a qué apuntamos?, aumentar el número de población vacunada para que bajen los contagios y baje la transmisión, ese es el fin. No abrir como política pública a la voluntad de la gente de que un muchacho vaya y se esté poniendo una tercera dosis cuando son los que más levemente le da”, criticó.

Ante la pregunta de si con la tercera dosis lo que hace el gobierno es distraer vacunas respondió que sí.

“Para mí sí porque el objetivo fundamental de la inmunidad de rebaño se está distrayendo vacunas, 700 mil que significaría 150 mil (personas) más que tendrían dos dosis”, explicó.