Ciudad del Vaticano.- El papa Benedicto XVI instó hoy a las autoridades sirias a "privilegiar el diálogo y la reconciliación" y a "empeñarse para conseguir la paz", durante el rezo dominical del Angelus en la Plaza de San Pedro.

Asomado a la ventana de su estudio como cada domingo, el papa manifestó que sigue con "aprensión" los "dramáticos episodios de violencia en Siria que en estos últimos días han producido numerosas víctimas".

Benedicto XVI dijo que reza por "las víctimas, entre las que hay algunos niños, por los heridos y por todos los que sufren las consecuencias de un conflicto cada vez más preocupante".

Por ello, el papa renovó su llamamiento "para poner fin a la violencia y al esparcimiento de sangre" e instó "a todos, y sobre todo a las autoridades políticas en Siria, a privilegiar la vía del diálogo, de la reconciliación y del empeño para conseguir la paz".

"Es urgente responder a las legítimas aspiraciones de los varios componentes de esa nación, así como a los deseos de la comunidad internacional, preocupada por el bien de toda la sociedad y de la región", agregó.

Durante la ceremonia del Ángelus, el pontífice al explicar el pasaje de la Biblia sobre el encuentro de Jesús con los leprosos, dijo: "el amor de Dios es más fuerte que todos los males, aunque estos sean contagiosos y horribles".