“Entraron dentro de la ley 169 solamente 6,000 personas y cuando usted se pregunta “bueno ¿y esos 2,000 millones de pesos?”, porque solamente se trabajaron 6 mil a nivel de la ley de naturalización”, cuestionó.

SANTO DOMINGO.- El Plan Nacional de Regularización fue un “fracaso” porque se ejecutó contrario a las leyes y con ligereza, sometiendo el Estado a la ilegalidad y costó 2,000 millones de pesos que no se justifican con relación a la cantidad de extranjeros naturalizados.

La denuncia la hace Juan Manuel Rosario, viceministro de Interior y Policía en gestión migratoria y naturalización, quien propone salvar esa inversión con una resolución que mande a los extranjeros que se acogieron al plan a completar sus documentos y así cumplir con los requisitos legales que, asegura, fueron inobservados.

“El Plan Nacional de Regularización nosotros lo estamos investigando. Todo se hizo mal, no conforme a la ley, igual que la aplicación de la ley 169. La Dirección Nacional de Migración no podía actuar de manera tan ligera, aunque sí lo hizo (…) esos documentos son irregulares, esa regularización no resiste una auditoría procesal y financiera, no lo resiste”, comenzó diciendo.

“El Plan de Regularización se puede renovar si se hace conforme a la ley de Migración porque lo establece el mismo decreto”, propuso.

Sobre los 2,000 millones que costó al Estado ese plan, denunció que los números no cuadran.

“Entraron dentro de la ley 169 solamente 6,000 personas y cuando usted se pregunta “bueno ¿y esos 2,000 millones de pesos?”, porque solamente se trabajaron 6 mil a nivel de la ley de naturalización”, cuestionó.

Continuó diciendo “bueno, podemos hablar de los 280 mil que se inscribieron y solamente calificaron unos 260 mil y unos 28 mil hubo que excluirlos, pero cuando se hace una verificación de los documentos de esa regularización, todos están mal salvo algunas excepciones”.

Entrevista completa: