Junto con aquel cargamento, agentes antinarcóticos detuvieron ese momento a 11 personas, incluidos varios sudamericanos.

San Cristóbal.- Los 14 detenidos mediante la Operación Larva fueron trasladados este viernes de la sede de la DNCD a San Cristóbal para que el sábado un tribunal de esa demarcación les conozca medias de coerción por sus presuntos nexos con el lavado de activos proveniente del narcotráfico.

El Ministerio Público solicitó, en un documento depositado a las 3:45 de la madrugada de este viernes, 18 meses de prisión preventiva en contra de los 14 detenidos, dos de cuales se entregaron el jueves de manera voluntaria. Ramona Nova Cabrera y Ramona Santana Uceta, responsables interinas de la Procuraduría Especializada de Antilavado de Activos, también solicitaron en su documento declarar el caso como complejo.

De acuerdo con la Unidad Antilavado de Activos de la Procuraduría, los 14 detenidos están vinculados a una red de narcotráfico denominada “Corona” que el 16 de marzo de 2020 introdujo al país por la costa de Nigua, San Cristóbal, 724.35 kilogramos de cocaína en una embarcación proveniente desde Colombia.

Junto con aquel cargamento, agentes antinarcóticos detuvieron ese momento a 11 personas, incluidos varios sudamericanos.

Los 14 detenidos, que serán sometidos a la justicia por lavado de activos, fueron conducidos poco después de las 6 de la mañana de este viernes en un autobús de la DNCD al cuartel policial de San Cristóbal en espera de la audiencia de medidas de coerción programada para este sábado.

Los abogados de algunos de los presuntos implicados indicaron que como la Fiscalía pide declara el caso como complejo, ellos pedirán aplazamiento para conocer bien los cargos contra sus clientes.

De forma previa, los hermanos James y Joivel González Cubilete se entregaron en la sede la Procuraduría, con lo que unieron al grupo de 12 personas que fueron detenidas el miércoles mediante 25 allanamientos.

Además de los detenidos, el Ministerio Público adelantó que presentará cargo contra 18 empresas financieras, inmobiliarias y casas de cambio que de forma presunta eran usadas por los implicados para el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico.