El delegado permanente de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Andrés L. Mateo, dijo hoy que el país debe iniciar con seguridad su programa de recuperación de la educación.

FRANCIA.-  El delegado permanente de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Andrés L. Mateo, dijo hoy que el país debe iniciar con seguridad su programa de recuperación de la educación.


“Hay que abrir las escuelas en la República Dominicana siguiendo los protocolos más exitosos, como el francés, creando todas las condiciones para que el sector público del sistema educativo dominicano no quede a la zaga del sector privado”, sustentó


El embajador Mateo dijo que, “organismos internacionales como la UNESCO han señalado que el primer imperativo en este momento es reabrir los centros educativos en condiciones de seguridad e inclusión. Aquí en la UNESCO hay mucha conciencia de lo que significa la apertura de las escuelas en el mundo”, destacó el representante dominicano ante el organismo multilateral.


Agregó que, “la pandemia ha desnudado las desigualdades sacando a la luz el poder de la educación en la edificación de la justicia social”.


Expresó que “el Covid-19 ha desarticulado toda la vida de relación social conocida. No hay una actividad humana que no se haya resentido, y nunca el futuro se había dibujado tan complejo e incierto”.


Explicó que recientemente el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), ha establecido que cerca del 60 por ciento de los niños que a nivel mundial perdieron un año escolar completo están en América Latina y el Caribe.


 “Ningún sistema educativo estaba preparado para reaccionar de inmediato, y el camino fue lento, tortuoso y creativo”, dijo el delegado permanente del país ante el órgano de las Naciones Unidas.


El embajador afirmó que las condiciones han cambiado, ya que actualmente se conoce mucho más sobre el virus, hay un proceso de vacunación en marcha a nivel mundial, los procedimientos clínicos y las vacunas han disminuido considerablemente la mortalidad, y la vuelta al nuevo concepto de normalidad será más rápido y aprovechable para los países que logren más temprano la recuperación del sistema educativo.   


Finalmente, el representante de la UNESCO dijo que hay que conceder la prioridad a la salud y a la seguridad de estudiantes y maestros, pero hay que asumir la apertura de las escuelas como un peldaño inevitable para ir adecuando la enseñanza y el aprendizaje a los desafíos mundiales de estos tiempos , y la nueva normalidad.