REPÚBLICA DOMINICANA.-El embajador dominicano ante la Santa Sede, Víctor Grimaldi, desafió en forma abierta al vicecanciller José Manuel Trullols, a quien acusó en una carta pública de amenazarlo por haber asumido posición en contra del embajador estadounidense y de la homosexualidad.

“Después de su llamada de hoy le advierto que la cristianofobia es una manera de persecución religiosa y de la libertad que consagra nuestra Constitución, la cual juré defender y cumplir”, le advierte Grimaldi a Trullols en una carta.

Según esa misiva, el vicecanciller llamó por teléfono al representante dominicano en el Vaticano, luego de que también hiciera pública una carta que envió al papa Francisco, en la que respaldaba al cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez y criticaba al embajador James –Wally-  Brewster, por reunirse con activistas gay.

“Usted nunca me había llamado por teléfono. Y me amenazó por una carta que le he dirigido a Papa Francisco”, es la salutación de Grimaldi, luego del protocolar vocativo de “Excelentísimo ministro”.

“No acepto sus amenazas, aunque me inmolen como a Juan el Bautista porque simplemente como embajador cumplo con la Constitución y como cristiano con la libertad de pensamiento”, prosigue.

En la comunicación sale a relucir el rol activo del viceministro Trullols, a pesar de que ya el canciller Carlos Morales Troncoso anunció su integración a sus funciones, luego de varios meses de tratamiento médico en Estados Unidos.

Carta a Francisco

En su carta al Papa Francisco, el embajador había dicho que “en la República Dominicana la Constitución del Estado establece que el Matrimonio es de Hombre y Mujer, ahora el Nuevo Embajador de los Estados Unidos (“casado” con un hombre) se ha reunido con un colectivo gay y transexual que enfrenta a la Iglesia Católica y alega que el Estado Dominicano no es laico”.

Agregaba: “Hace tiempo que existe una campaña de ataques contra el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez por éste y otros temas, pues el Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo es puesto como la cabeza a destronar”.

Aunque en su alusión a los ataques al cardenal Grimaldi no lo menciona, su mensaje surge a días de que saliera a la luz pública un video que muestra a López Rodríguez emplazando a callar al sacerdote jesuita Mario Serrano por su activismo en defensa de los descendientes de inmigrantes haitianos.