Además de cobrar sus salarios este mes de julio mediante cheques, a los empleados públicos de 24 instituciones se les solicitará  su firma y cédula, y llenar un formulario. 

SANTO DOMINGO.- Miles de empleados públicos comenzaron desde este viernes a cobrar su sueldo mediante cheques como parte de un plan piloto que busca   identificar las  botellas y eliminar las denominadas nominillas en el Estado.

La medida causó quejas entre algunos empleados públicos que pidieron no ser identificados, debido a los retrasos que provocarían los pagos escalonados y auditados en víspera de la celebración del día de los padres.

A ello se suman las largas filas que desde ya se generan en las sucursales del Banco de Reservas para cambiar los cheques, justo cuando se han detectado en el país nuevas variantes del coronavirus aún más contagiosas.

Otros favorecieron que se apliquen controles para identificar a quienes cobran sin trabajar, tras considerar que son una carga para el Estado.

Además de cobrar sus salarios este mes de julio mediante cheques, a los empleados públicos de 24 instituciones se les solicitará  su firma y cédula, y llenar un formulario.

La iniciativa impactaría inicialmente a unos 25 mil servidores públicos, de acuerdo a las autoridades.

Entre las instituciones afectadas figuran los ministerios de Trabajo, Interior y Policía, Educación Superior, Deportes y Medio Ambiente. Además de la Tesorería Nacional, la Dirección de Migración, Compras y Contrataciones, la Contraloría General, entre otros.

De acuerdo a un comunicado emitido por la Tesorería Nacional, al mediodía se habían entregado cerca del 40 por ciento de los cheques a las instituciones para el desembolso de los pagos, cuyo monto sería de alrededor de 268 millones de pesos.

Los pagos con cheques en esas instituciones serán sólo durante este mes de julio, según informaron las autoridades, posteriormente los empleados públicas volverán a cobrar sus sueldos de la manera tradicional.