Imagen de Archivo.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La empresa francesa de ingeniería Alstom, a la que el gobierno dominicano le compró los vagones del metro, dio por cerrado el contencioso que tenía  con la Justicia estadounidense al aceptar el pago de una multa de unos 772 millones de dólares, por corrupción.

La compañía indicó en un comunicado que ha aceptado declararse culpable de violación de las disposiciones de la ley  sobre prácticas corruptas en las transacciones internacionales.