Según los empresarios la acción de bandas armadas que continúan secuestrando extranjeros, representa una amenaza para la estabilidad dominicana.

SANTO DOMINGO.- Ante la crisis política y social que atraviesa la nación haitiana, empresarios dominicanos entiende que los organismos internacionales deben tomar medidas para que esa nación pueda recuperarse paulatinamente y la República Dominicana no se vea sumergida en la necesidad de continuar endureciendo las medidas contra los ciudadanos de ese país que se encuentran ilegales  en territorio dominicano.

Según los empresarios la acción de bandas armadas que continúan secuestrando extranjeros, representa una amenaza para la estabilidad dominicana.

Los empresarios dijeron además que el gobierno dominicano ha sido bastante prudente en las acciones, aunque entienden que se debe continuar firme en evitar que las bandas armadas penetren al país.

Para el presidente del grupo Punta Cana, Frank Rainieri, la crisis que atraviesa el vecino país es una preocupación que se extiende no solo al gobierno sino también al pueblo que se mantiene pendiente.

“Creo que los partidos políticos también han sido prudentes  de darle respaldo al gobierno, eso no es un problema del gobierno dominicano, es un problema que enfrenta la nación dominicana”.

De su lado, Celso Marranzini y Pedro Brache entiende que la inestabilidad que se vive del otro lado de la frontera representa una amenaza para la estabilidad dominicana, como de igual forma también representa  el mismo caos a todo el continente y es algo que la comunidad internacional debe enfrentar.

“No existe una solución desde República Dominicana y es una amenaza para el país y para la región y las medidas que sea tomado desde el gobierno sobretodo de proteger la frontera es la correcta”.

“Hay que buscar una solución internacional a la problemática de Haití y todos los países grandes, tienen que contribuir  para que Haití recupere la senda de la seguridad”.

Aunque reconocen que es muy difícil la situación que viven los haitianos, dijeron que no se puede permitir que esa inestabilidad e inseguridad afecte los intereses de los dominicanos.