El proceso solo ha registrado unos 500 mil motoristas de más de 2 millones que circulan en el país, según el director de la institución.

Por Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Cuando solo restan 10 días para que los agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) comiencen a aplicar multas a los motoristas que no se han regularizado.

El plan del Gobierno que busca tener control en motoristas este martes lució bastante concurrido en la sede del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant), a pesar de que propietarios de motocicletas consideran que la medida solo busca recaudar impuestos y no tener un control como dicen las autoridades.

Al insistir que no se habían regularizado porque no tenían el tiempo ni dinero, otros aún muestran apatía para realizar el proceso y obtener los rótulos para sus respectivos cascos y chalecos ante el temor de ser detenidos y multados por los agentes de tránsito desde este sábado.

El proceso de registro que ha sido extendido en varias ocasiones debido a la poca afluencia de público, solo ha registrado unos 500 mil motoristas de más de 2 millones que circulan en el país, según el director de la institución.

Esta disposición abarca a motociclistas de uso privado y público, es decir, a motoconchos, repartidores o delivery, así como a mensajeros y otros usuarios que transitan en la vía pública bajo esa modalidad; incluyendo a policías y militares.

El proyecto comenzó el 4 de junio con un plan piloto en el que unos 15 motoristas de la capital realizaron el trámite y será este próximo 15 de julio cuando vencerá la regularización del estatus.