Mientras, además de la saturación de la unidades COVID, la acelerada propagación de virus genera un exceso en la demanda de pruebas de antígenos y PCR.

SANTO DOMINGO.- En tan solo dos días, Salud Pública ha notificado 31 defunciones por el coronavirus, muchas de ellas ocurridas en pasado mayo y las autoridades atribuyen la tardanza en los reportes de las muertes a la gran cantidad de trabajo en los centros de salud como consecuencia del rebrote del virus y a la burocracia para registrar los decesos.

Mientras, además de la saturación de la unidades COVID, la acelerada propagación de virus genera un exceso en la demanda de pruebas de antígenos y PCR.

Conforme avanza el repunte de la pandemia, y un proyectado agravamiento en la saturación de los hospitales del Gran Santo Domingo, la notificación con retraso de víctimas mortales también se acelera. De las 31 muertes notificadas en las últimas horas, solo una fue reportada a tiempo y 14 corresponden al mes de mayo.

Del total de 31 decesos reportados en los dos últimos días, que representan un considerable aumento con respecto a semanas anteriores, 17 ocurrieron en el Gran Santo Domingo, donde además se registró el 61 por ciento de los nuevos contagios todo el país.

De acuerdo con el boletín de Salud Pública, estos 19 son hombres y 12 mujeres con un promedio de edad de entre 61 a 63 años.

Mientras las autoridades de salud insisten en que ha mejorado la presión de la ocupación hospitalaria, y que incluso hay oxigeno suficiente para los ingresados, familiares de pacientes se siguen quejando de la falta de camas.

La acelerada propagación del virus continúa generando un exceso en la demanda de pruebas para diagnosticar el virus obligando a las personas a hacer largas filas en los centros públicos.

En tan solo 24 horas en el país se han procesado más de 7 mil 800 pruebas para diagnosticar el virus.