El director de Institut Pasteur de Montevideo, Carlos Batthyány, dice que “si hay algo que está claro, es que los niños deben estar en las escuelas”.

REDACCIÓN.- El director de Institut Pasteur de Montevideo, Carlos Batthyány, dice que “si hay algo que está claro, es que los niños deben estar en las escuelas”.


De acuerdo al experto las escuelas son seguras para los niños, “mucho más seguros que las casas”.


A su juicio las escuelas siguen siendo una gran herramienta de ayuda para el sistema sanitario, de los médicos en particular, ya que las maestras son gran detectoras de problemas en los niños; de problemas de salud tal importante como el COVID-19 u otras complicaciones.


" layout="responsive" width="480" height="270">

https://www.youtube.com/watch?v=BejtUDdoLrs


Piensa que la gran mayoría de los niños contagiados han sido en sus propios hogares, por los propios adultos que los cuidan.


“Hoy sabemos que los niños contagian poco y que se contagian poco”, agrega.


Batthyány dijo que ninguna escuela, a nivel mundial, ha sido un promotor importante del empuje de una crisis ante coronavirus, por tanto, los niños deben regresar a las clases presenciales.


Sostuvo que una de los efectos principales que puede tener un niño al estar en casa ha sido padecer de sindemia, de trastorno de ansiedad, de depresión, de obesidad, pero sobre todo que ha habido un aumento de un 30% de miopía por quedarse en casa y estar todo el día viendo pantallas.


Sobre la vacuna


El especialista en ciencia, entiende que la vacuna contra el coronavirus no significa abandonar los protocolos, “no genera un escudo inmediato para quien es inoculado”.


Batthyány dijo que nos va llevar mucho tiempo para vacunar a todo el mundo, por tanto, abandonar los protocolos sanitarios no es una opción.


Puntualiza que muchos países no van a poder hacer frente a la exoneración económica que hay que hacer para poder vacunar.


“Estar vacunados no quiere decir que uno está inmune a la enfermedad”.


De acuerdo al tema, destacó que los asintomáticos contagian, pero en menor grado que una persona enferma.