Cuatro días del paso de la tormenta Isaías por el país, residentes en el sector Gualey de Hato Mayor, continúan valiéndose del sol para tratar de recuperar algunos de sus ajuares, dañados por las inundaciones que provocó el fenómeno en el lugar.

HATO MAYOR.- Cuatro días del paso de la tormenta Isaías por el país, residentes en el sector Gualey de Hato Mayor, continúan valiéndose del sol para tratar de recuperar algunos de sus ajuares, dañados por las inundaciones que provocó el fenómeno en el lugar.

Este viernes una comisión, encabezada por el ministro de Defensa, se trasladó hasta las zonas más afectadas para evaluar las pérdidas.

El Ministro de Salud también visitó las zonas más afectadas de esta provincia y pidió a los moradores que, pese a los operativos para rescatar pertenencias y limpiar viviendas anegadas, mantengan el uso de las mascarillas para prevenir contagios del coronavirus y otras enfermedades.

El doctor Sánchez Cárdenas dijo que será en los próximos días cuando se podría determinar si hay o no un repunte de los casos de COVID-19 en esa provincia, a raíz del paso del fenómeno atmosférico.

Tan contundentes fueron los daños en esta zona que autoridades municipales piden que se declare en estado de emergencia a esta demarcación.

Luis Abinader, que en dos semanas será instalado como presidente de la República llegó alrededor del medio día a Hato Mayor para comprobar personalmente los daños causados a cientos de familias cuyas viviendas y otros bienes resultaron afectados por las aguas y ráfagas de viento del fenómeno atmosférico.

En Hato Mayor, principalmente en el barrio Gualey, alrededor de 700 familias quedaron a la intemperie debido a que sus casas resultaron dañadas por las fuertes brisas de la tormenta Isaías, que azotó esa zona con vientos de hasta 95 kilómetros por hora y fuertes lluvias que provocaron el desbordamiento de ríos y cañadas.