Indica el documento acusatorio que en esta supuesta artimaña las empresas eran promovidas por accionistas vinculados a la estructura fraudulenta, coincidiendo los miembros de la presunta organización criminal.

SANTO DOMINGO.- “En muchos de los procesos de compras y contrataciones celebrados por EDEESTE, EDESUR y EDENORTE, se verifica que el departamento de compras de cada una, se encargaba de invitar a un grupo de empresas que estaban vinculadas entre sí de forma directa o indirecta”, afirma la acusación que denuncia una mafia que desfalcó el sistema.

Esto hacía, supuestamente, que no existiera una real competencia en las ofertas, “conllevando que la adjudicación de las compras y contrataciones de bienes y servicios fuera realizada al precio que les

pareciera más conveniente a las empresas vinculadas, logrando de esta forma sobrevaluar los mismos”.

Indica el documento acusatorio que en esta supuesta artimaña las empresas eran promovidas por accionistas vinculados a la estructura fraudulenta, coincidiendo los miembros de la presunta organización criminal.

Además de esto “los socios comparten domicilios legales en el mismo lugar, eran compañías de carpeta que no tenían capacidad logística de envergadura, ni cumplían los principios de información de mercado, y de todas formas lograron colocarse por encima de empresas con una trayectoria en el mercado y que sí

poseían esas características”.

Otra característica que dice la acusación tenían estos es que “no contaban con recursos humanos para llevar a cabo las actividades que decían realizar, se hacían valer de los mismos representantes autorizados por asambleas de las mismas fechas”.

Y, posteriormente de las contrataciones “se liquidaban”, “cambiaban el objeto social con frecuencia con el propósito de encajar en las convocatorias de las licitaciones”, “eran utilizadas simplemente para cumplir requisitos y aparentar la

legitimidad”.