Miembros de la Policía Científica hallaron un casquillo calibre nueve milímetros, un destornillador largo y una chaqueta de proyectil, en la vivienda de Julissa Campos Hernández, la ejecutiva bancaria ultimada por desconocidos la madrugada del lunes.

SANTO DOMINGO.- Miembros de la Policía Científica hallaron un casquillo calibre nueve milímetros, un destornillador largo y una chaqueta de proyectil, en la vivienda de Julissa Campos Hernández, la ejecutiva bancaria ultimada por desconocidos la madrugada del lunes.

La institución informó hoy que trabaja en la identificación y apresamiento de los responsables, aunque por el momento no han ofrecido una versión oficial sobre lo ocurrido.

Campos Hernández murió al ser herida de bala en el pecho mientras desde la ventana de su residencia en el sector Las Acacias II, de la autopista de San Isidro, observaba a desconocidos que supuestamente intentaban entrar a su casa siendo la 1:50 de la madrugada.

Según la nota policial, el esposo de la víctima dijo que mientras dormía con su esposa “se produjo un ruido y ella se levantó manifestándole que alguien estaba tratando de penetrar a la vivienda por lo que se paró detrás de una ventana.

Agregó que fue en esas circunstancias que su esposa resultó con la herida mortal, ocasionada por un desconocido que emprendió la huida tan pronto cometió el hecho”.

Los restos de Campos Hernández son velados este martes y serán sepultados en horas de la tarde.