Las magistradas Giselle Méndez, Tania Yunes y Jissel Naranjo determinaron que el imputado no tiene cómo justificar el crecimiento de su fortuna durante sus funciones como director del Inapa y como ministro de Obras Públicas.

SANTO DOMINGO.- ¿Quién ha visto que por declaraciones juradas me condenan a tantas cosas? fue la pregunta que se hizo Víctor Díaz Rúa a su salida del Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional , órgano que lo declaró culpable, a unanimidad, de lavado de activos proveniente de enriquecimiento ilícito.

El Tribunal condenó al exministro de Obras Públicas a cinco años de prisión.

Las magistradas Giselle Méndez, Tania Yunes y Jissel Naranjo determinaron que el imputado no tiene cómo justificar el crecimiento de su fortuna durante sus funciones como director del Inapa y como ministro de Obras Públicas.

https://www.youtube.com/watch?v=uFIH24GNMmY

Resaltaron, por ejemplo, que Díaz Rúa no pudo demostrarle al tribunal cómo en sus declaración jurada del 2004, registró una villa, ubicada en La Romana con un costo de más de 17 millones y que dos años después en el 2006, declaró el inmueble por un monto de 82 millones de pesos aproximadamente, o sea que aumentó 65 millones de pesos.

También señalaron incongruencia en una compañía de carpeta que tenía capital por cinco millones de pesos y que para el 2008, los inmuebles de dicha compañía ascendían a unos 25 millones de pesos, sin poder presentar sustento del aumento patrimonial.

Su abogado Miguel Valerio, horas antes dijo a Noticiassin.com que calificaba el proceso como “Un fraude”, asegurando que fue una persecución sesgada y que eso lo demostraron los archivos producidos en el mismo.