Las escuelas optaron, como primera opción, por tratar de convencer a estudiante y padres de familia.

Por: Sandy Cuevas

SANTO DOMINGO.- Pese a la entrada en vigencia de la resolución que obliga a presentar la tarjeta de vacunación para entrar a espacios públicos, las escuelas públicas del Gran Santo Domingo no impidieron que los adolescentes que no están inoculados contra el COVID-19 tomaran clases presenciales, con la advertencia de que deben inmunizarse.

Contrario a aplicar de manera drástica la nueva disposición sanitaria, que obliga a todos los estudiantes mayores de 12 años a presentar el comprobante de vacunación o una prueba negativa reciente PCR,las escuelas optaron, como primera opción, por tratar de convencer a estudiante y padres de familia.

En la Escuela República de Haití, que desde 2014 está en construcción en el ensanche Luperón, y en la República Dominicana, en Villa Juana, los estudiantes que no tienen la vacuna pudieron acceder este lunes a las aulas y los docentes insisten que trabajan para motivar a los padres a vacunar a sus hijos.

Otras escuelas, como el centro educativo Juan Pablo Duarte de Villa Consuelo, que cuenta con una matrícula de más de mil estudiantes, abrieron centros de vacunación y de tomas de prueba PCR.

Padres de familia aseguran que se habían abstenido de vacunar a sus hijos por temor a efectos secundarios entre los menores de edad, pero sopesan hacerlo, aunque algunos no descartan evitar la vacuna y someterlos de manera regular a pruebas PCR.

Los directores de escuelas coinciden en que los docentes deben respetar creencias y religiones, por lo que entienden que no deben poner presión a quienes no quieren vacunar a sus hijos.