El Centro Educativo Madre Teresa de Calcuta, en el Ensanche Carmelita, tratan de dejar espacio en las filas para mantener el distanciamiento entre los estudiantes.

SANTO DOMINGO.- Con la escasez de profesores y la falta de aulas y espacio suficiente para mantener el distanciamiento físico entre alumnos, las autoridades de las escuelas adoptan de manera autónoma medidas para reorganizar las clases y dividir a los estudiantes por grupos que asistirán de manera interdiaria.

En este centro educativo se vieron  obligados a dividir en dos grupos un mismo curso para no irrespetar el protocolo de bioseguridad, al verse obligados a unir dos secciones ante la falta de profesores. Aunque según la directiva de la escuela ya cuenta con dos de cinco maestros que necesitan.

Una decisión similar tomaron los docentes de la escuela Básica Santa Teresa de Jesús donde  en una semana el primer grupo acude tres días y el segundo, dos, dinámica que se invierte en la siguiente semana.

La directora de ese plantel educativo llama a las autoridades a reanudar el concurso de oposición docente para no seguir limitando el aprendizaje de los estudiantes.

Asimismo, el Centro Educativo Madre Teresa de Calcuta, en el Ensanche Carmelita, tratan de dejar espacio en las filas para mantener el distanciamiento entre los estudiantes, al verse también obligados a unir secciones para no retrasar el calendario escolar por la falta de tres profesores.

Los docentes guardan la esperanza de que para el próximo mes ya les hayan asignados todos los maestros que requieren para dividir las secciones que unieron e impartir docencia con mayor facilidad.