Parte de los reclamos de los jóvenes son los pagos que corresponden al Centro como se establece en el Presupuesto Nacional,  llevan  varios meses presentando dificultad con  la resección de los pagos que por ley le corresponden para su operacionalidad y funcionamiento.

SANTO DOMINGO.-Estudiantes del Centro de Capacitación para Ciegos, CECAPCI, de la ciudad de Santiago, realizaron una manifestación este miércoles 13 de octubre frente al Palacio Nacional pidiendo la intervención del presidente,  Luis Abinader  frente a las distintas dificultades o trabas que viene imponiendo el MINERD contra el Centro de Capacitación para Ciegos para el correcto desenvolvimiento de su labor social.

Los estudiantes alegaron que desde el 2020 el Cecapci viene reclamando la renovación del convenio que firmara en 2012 (aún vigente) y además solicitando el nombramiento de personal de apoyo (monitores) que ya se encuentran laborando desde hace años, algunos en condición de discapacidad,  y quienes, con su labor, liberan al Estado de un trabajo que este aun no realiza por no contar con el personal ni con la estructura por lo que ha de entenderse que estas instituciones, en vez de ser acosadas, debería valorárseles por su función para el sector de la discapacidad.

Dijeron también que el encargado de Convenios, el Sr. William Rosario, en un primer momento aclaró que, para nombrar a estas personas, se debía renovar el convenio, aunque, el de 2012 es un convenio base para firmar otros acuerdos como se establece en el documento firmado entre el Minerd y el Cecapci. De modo que, si hubiera un genuino interés de colaborar, existe ahí la base legal para hacerlo.

 

Parte de los reclamos de los jóvenes son los pagos que corresponden al Centro como se establece en el Presupuesto Nacional,  llevan  varios meses presentando dificultad con  la resección de los pagos que por ley le corresponden para su operacionalidad y funcionamiento.

Según  la institución, quién se está mal asesorando al Minerd y sobre todo al Ministro Furcal sobre esta temática por intereses particulares, y así la Discapacidad no puede avanzar con todas estas trabas impuestas desde los órganos rectores del sector. De este modo, será imposible hablar de avance en la Inclusión.