SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Padres de estudiantes y sectores de la sociedad civil están preocupados por los resultados de un estudio realizado por una ONG con fondos de la Unión Europea, el cual determinó que el 33 por ciento de las nuevas escuelas construidas en Espaillat y Santo Domingos tienen estructuras deficientes.

Ante ese informe, representantes de la  Sociedad Civil llamaron al gobierno actuar de urgencia con el envío de ingenieros a los centros educativos públicos que tendrían problemas.

La mayor preocupación de los maestros, padres y tutores de estudiantes es el riesgo que esto pudiera representar para el sector estudiantil ante la eventualidad de cualquier fenómeno sísmico.

Mientras que el viceministro de Educación  opina que sectores de la oposición podrían estar detrás de la realización de este estudio.

El informe realizado por el ingeniero Leonardo Reyes, para Iniciativa Dominicana por una Educación de Calidad, establece además que el 58 por ciento de los planteles no reúne facilidades de acceso para personas con discapacidad.

Según el especialista en ingeniería, los resultados fueron reunidos en 60 centros educativos, entre los que figuran las  escuelas Básica Simón Bolívar y la Guayiga, además de los liceos Virgen de la Altagracia y La Ureña.

En su informe, el ingeniero destacó, entre otras cosas, lo cortas que son las columnas en la mayoría de las escuelas estudiadas, condición que podría provocar que fallen ante un terremoto.