Juan Tomás Taveras fue enfático en que implementar las políticas públicas adecuadas desde el Gobierno reformaría al cuerpo del orden, así como reforzar formación de los miembros.

SANTO DOMINGO.- El exgeneral de la Policía Nacional, Juan Tomás Taveras, criticó este martes que ante los casos de supuestos excesos y negligencias por parte de los agentes policiales que han ocurrido recientemente, solo se pida la cabeza del director de la institución y no de aquellas que rigen al cuerpo del orden.

Taveras explicó que ciertamente el deber de los policías es defender vidas y propiedad; derechos y libertades, pero también es la única institución facultada para el uso de la fuerza legalmente constituida, lo que le concede una "doble acción".

Mientras, aclaró, que la única función de defensoría de los derechos recae en la Procuraduría General de la República a través de todos sus fiscales adjuntos en los diferentes destacamentos o áreas, que tienen la obligación de verificar la razón de detención de cada ciudadano y si la misma es legal, cada mañana y antes de irse a dormir, resaltó.

Por lo que reclamó que "solo se pide la cabeza del director de la Policía. Vamos a pedir la cabeza de la Procuraduría General de la República, de cada procurador fiscal y del Ministerio de Interior y Policía, del presidente de la República y de todos los legisladores", expresó.

Taveras dijo que estas autoridades sí tienen facultades de establecer políticas públicas que deben ser coherentes y estar en consonancia con lo que demanda una democracia fuerte, de la cual, aseguró, el país carece y solo aspira a tener.

Para el mayor general retirado de la Policía, el cuerpo del orden es una institución de tercera categoría que "obedece y vive bajo las directrices de Interior y Policía y la Procuraduría General de la República" y tras la promulgación de la Ley 590-16 quedó "totalmente debilitada" y solo se limita a ejecutar lo que los superiores ordenan, lo que contradice lo establecido en la Constitución, lo que requiere en su funcionamiento la ley y lo que manda el Código Procesal Penal en su artículo 91, denunció.

"Nuestra policía, es la policía que pagamos, es la policía que equipamos; mal equipamos, mal pagamos, mal orientamos, mal tratamos, y estigmatizamos y excluimos y vejamos y pisoteamos", manifestó el mayor general retirado.

Al ser cuestionado sobre si la Ley Orgánica de la Policía Nacional del 2016 pudo haber cambiado el génesis de la institución, Taveras explicó que las autoridades actuantes pudieron haber trazado una política diferente desde esa época y hoy la situación fuera otra.

Taveras aseguró que la Policía se puede reformar con los miembros actuales, pero resaltó que todo depende de las políticas públicas del Gobierno Central y la implementación de las leyes por parte de la Suprema Corte de Justicia y el Congreso, además de asegurar que la conducta de cualquier ser humano se puede moldear.

Juan Tomás Taveras aseguró que la reformación de la Policía es un proceso multifactorial que incluye formación, buena dirección y buenas políticas públicas; buen pago, dignificación, una alianza público-privada y un cambio en el trato que reciben los agentes.