Ciudad Juan Bosch ha sido levantada con mano de obra haitiana y que ahora por presiones de grupos racistas pretenden sacarlos de la zona.

Por Sandy Cuevas 

SANTO DOMINGO.- Pese a ser parte del programa “Mi País Seguro”, pequeños comerciantes y residentes de La Zurza y Cristo Rey aseguran que los asaltos a mano armada no cesan y, por el contrario, los han obligado a cambiar sus hábitos, a cerrar sus negocios más temprano y evitar caminar por lugares oscuros.

Los callejones y sin iluminación  los motoristas se encuentran entre los principales temores para muchos habitantes de barrio populares, al destacar que los ladrones usan las motocicletas y los pasillos estrechos para huir luego de cometer un atraco.

Olga Ortega quien desde hace más de una década vende desayunos en una esquina de Cristo Rey, afirma que no pasa un día sin que en esa zona ocurra un robo.

“Oye que no hay delincuencia en Cristo Rey, mira allí atracaron un hombre a las 12 del día y le llevaron 500 mil pesos”.

A pesar de que el Ministro de Interior y Policía indicó que en lugares ya se implementó el plan “Mi País Seguro” la delincuencia se redujo significativamente, comunitarios y comerciantes dicen que mal persiste.

Para las comerciantes, la situación en sus sectores cada día es más difícil, por lo que se ven a cambiar sus horarios para evitar ser presas de los ladrones. 

“Se estás cerrando más temprano por la delincuencia y tenemos temor de que se nos tiren”.

Comunitarios de los barrios populares dicen que diariamente uno de su residente es víctima de los desaprensivos.