Actividades cotidianas como limpiar la casa, lavar la ropa o ir al salón de belleza es en vano, aseguran comunitarios de diferentes sectores de Santo Domingo Este por el polvo que desprenden sus calles en deterioro.

Por: Gabriela Andújar

El continuo deterioro de algunas calles y contenes de distintos barrios de Santo Domingo Este mantiene irritados a sus residentes, que exigen a las autoridades su intervención inmediata tras dos años en espera a que concluyan los trabajos de bacheo.

Actividades cotidianas como limpiar la casa, lavar la ropa o ir al salón de belleza es en vano, aseguran comunitarios de diferentes sectores de Santo Domingo Este por el polvo que desprenden sus calles en deterioro.

“Horrible, eso es un polvo que no se acaba jamás, los niños viven enfermos porque mientras más uno limpia, mas polvo aparece, los carros mientras más cruzan más hoyos hacen, estamos hartos, estamos cansado”, expresó la ama de casa Estefania Rosario.

Las quejas son constantes entre residentes y negociantes cercanos a las zonas donde se ubican los desperfectos de las vías, por los trabajos inconclusos de bacheo de calles y reconstrucción de contenes que afecta a decenas de familias del barrio Puerto Rico, El Moises, Los Tres Brazos, Santo Tomas de Aquino, entre otros.

Osairis Álvarez, uno de los negociantes afectados, explicó “Tengo un negocio ahí donde está la puerta blanca y el polvo de la calle me afecta mucho porque me daña toda la mercancía y a parte también por los niños del sector que eso los enferma de la gripe”, dijo.

Además de los moradores, los taxistas de estas zonas se suman al reclamo, al insistir que las piezas de sus vehículos las tienen que cambiar con mayor frecuencia de lo normal. Algunos, para evitar el desgaste de sus automóviles, toman otras alternativas antes que conducir por las calles destruidas.

El taxista Sixto Peña indicó “Los taxistas que trabajamos aquí compramos gomas prácticamente mensual, porque a uno se le doblan las gomas cada mes, uno está cambiando goma, los amortiguadores, el tren tanto delantero como trasero”.

Julio Santos, negociante de la zona detalló que “hay que dar 75mil vueltas para buscar por donde no hay badenes, que los badenes ningunos sirven por aquí… yo ando a pie mejor y yo tengo una jeepeta”.

Comunitarios afirman que tras la visita de los supervisores a las zonas de bacheos durante estos dos años, en más de una ocasión les han prometido que los obreros concluirán con los trabajos y aún se mantienen a la espera.