Se trata de acciones en dos de los conglomerados de agencias de vehículos más grandes de Puerto Rico, que incluyen las marcas Toyota, Nissan, Dodge y Chrysler, BMW y Mini.

SANTO DOMINGO.- El exministro de Hacienda Donald Guerrero Ortiz, bajo la lupa de la PEPCA desde el mes febrero por presuntos delitos que incluirían asociación de malhechores, desfalco y estafa contra el estado, también sale a relucir en los Pandora Papers.

El empresario que ocupó el cargo entre 2016 y 2020, presentó en su declaración jurada de bienes del 2016, cuatro compañías nacionales y dos extranjeras en Puerto Rico.

Las inversiones en empresas nacionales, en ese momento, las valoró en 3.2 millones de pesos (RD$3,200,000),  las extranjeras en más de 7.1 millones de dólares (US$7,171,030), esta última cifra aumentó a 12 millones de dólares (US$12,008,112) en su declaración de 2020.

Se trata de acciones en dos de los conglomerados de agencias de vehículos más grandes de Puerto Rico, que incluyen las marcas Toyota, Nissan, Dodge y Chrysler, BMW y Mini.

Lo que no declaró Guerrero en 2016, fue su participación como director en Caribbean Energy & Fuel Distribution, LTD, una offshore registrada en las Islas Vírgenes Británicas, el 12 de noviembre de 2012, a través de otra empresa, Pocaterra, esta última registrada en Panamá, de la cual dijo a El Informe que era accionista.

Ambas forman parte de los documentos del bufete Trident Trust, como parte de la filtración de 11.9 millones de documentos al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y analizado por 150 medios, incluyendo El Informe con Alicia Ortega del Grupo SIN.

Tras ser contactado por El Informe, Guerrero respondió por escrito que “el 15 de junio de 2016, antes de ser funcionario del gobierno transferí la totalidad de mi participación accionaria en la empresa Pocaterra Inc. (…) y por vía de consecuencia de cualquier otra sociedad relacionada a esta, como es el caso de Caribean Energy and Fuel Distribution”.

Sin embargo, documentos de Trident Trust revelan que en 2017, siendo ministro de Hacienda, aún era director.

Un correo con fecha del primero de mayo, dirigido al propio Guerrero, requería acción inmediata con relación al “Propietario Final de Caribbean”, diciendo que “para evitar que Trident tenga que renunciar como agente registrado de la compañía antes del 31 de mayo de ese año, debía recibir la información relevante sobre el beneficiario real para completar los registros sin demoras”. Añadieron: “este es nuestro recordatorio final”.

Posteriormente, el 04 de mayo, respondieron de la oficina de Guerrero diciendo “adjunto los documentos relacionados, incluyendo el pasaporte del Guerrero, prueba de domicilio, el registro de directores y los miembros registrados.

Ese último documento que señala al ex ministro de Hacienda como director de la offshore, tiene su firma con fecha del 02 de mayo del año 2017.

Su renuncia finalmente se hizo mediante una carta del 27 de septiembre, del mismo año, también firmada.

Guerrero no respondió a nuestras preguntas sobre qué tipo de negocios hacían Pocaterra y Caribbean.