Al referirse a Punta Catalina, el especialista dijo que esta termoeléctrica está aportando sustancialmente al sistema eléctrico nacional y que si no fuera por la referida planta los apagones estuvieran a la orden del día y que el precio del producto y el subsidio que aporta el Gobierno serían mucho mayor.

SANTO DOMINGO.- El exsuperintendente de Electricidad, Francisco Méndez (Franchy), dijo que la única manera de solucionar definitivamente el tema eléctrico de República Dominicana es no politizándolo y estableciendo su política de continuidad de Estado a mediano y largo plazo.

“Todos los que hemos estado en el Estado tenemos claro lo que hay que hacer aquí. El problema es que cuando llega una nueva administración, por lo general, llega con un librito nuevo a reinventar la rueda y se vuelve para atrás. Cuando digo que no debe politizarse el tema eléctrico es con esos fines”, expresó el experto.

El también expresidente de la Refinería de Petróleo Dominicana se manifestó en esos términos al hablar sobre “Política energética: caso Punta Catalina”, en un espacio de aprendizaje auspiciado por el Centro de Investigación de Políticas Públicas (CIPP).

Al referirse a Punta Catalina, el especialista dijo que esta termoeléctrica está aportando sustancialmente al sistema eléctrico nacional y que si no fuera por la referida planta los apagones estuvieran a la orden del día y que el precio del producto y el subsidio que aporta el Gobierno serían mucho mayor.

Acotó además que la actual administración de la referida planta a carbon está logrando buenos resultados, con los que aporta 15 millones de dólares al Ministerio de Hacienda y no lo contrario para la compra de su combustible, como se estila en las empresas del Estado dominicano.

En cuanto a la construcción de la referida planta, Méndez dijo que el Gobierno de Danilo Medina financió la termoeléctrica Punta Catalina con los ahorros del subsidio al sector eléctrico durante varios años, producto de los bajos precios del barril de petróleo, carbón y gas natural.

Señaló que la tarifa eléctrica debió bajar un 30 por ciento promedio en ese momento, pero que esos fondos se utilizaron para la construcción de la termoeléctrica, que a su juicio está dando sus resultados.

Al explicar el tema de los subsidios, dijo que los mismos benefician mayormente a los usuarios más habituales.

Acotó que, por ejemplo, cuando el Estado subsidia un bien alimenticio como el arroz se impacta al quintil uno, que es la población de menor ingresos, pero ocurre lo contrario cuando es con la electricidad, combustibles y demás.

Las distribuidoras

El experimentado profesional en materia energética calificó de ineficiente el papel de las distribuidoras de electricidad, por lo que el Gobierno tiene que subsidiarlas, proceso en el que se dilapidan millones de dólares y se pierde una gran cantidad de la energía producto de las malas redes de distribución y demás procesos técnicos.

En ese sentido, detalló que no es lo mismo la tarifa que la facturación eléctrica. La primera se refiere, dijo, al precio del producto final que se le oferta al usuario y la segunda al precio de la escala de consumo que hace el usuario, términos que en su interpretación han generado confusión y molestia en la población.

Otro de los temas tratados por el especialista fue la factura eléctrica que reciben los usuarios por parte de las distribuidoras, por las cuales un porcentaje considerable de la población vive alarmada.

Le expresó a la sociedad dominicana que la mejor manera de enviarles un mensaje a las distribuidoras es quejándose ante los organismos de protección a los usuarios como la Superintendencia de Electricidad, Proconsumidor, Protecon, etc.

Con esta quinta conferencia, tipo conversatorio, el Centro de Investigación de Políticas Públicas reafirma su compromiso de evaluar y socializar las políticas públicas en la sociedad dominicana.