La paciente que responde al nombre de Bruna Jiménez y que reside en La Romana, duró un mes y 11 días ingresada en el centro de salud, luego de la cirugía que duró alrededor de tres horas.

SANTO DOMINGO.- Una mujer fue sometida a una complicada cirugía en el hospital Francisco Moscoso Puello para extraerle su propia prótesis dental que se tragó accidentalmente durante un ataque epiléptico y que puso en riesgo su vida.

La desesperación se apoderó de Bruna Jiménez y su esposo el día que ella se tragó la prótesis, la cual se alojó por más de ocho días en sus vías digestivas.

Estos casos suelen ser muy complicados y con altos niveles de mortalidad, según los médicos que realizaron la intervención.

Según el esposo de Jiménez, el hecho ocurrió mientras esta sufría un ataque de epilepsia.

Asegura que visitaron varios centros de salud, sin embargo todos les resultaban muy costosos.

Por ello, agradeció la labor del Moscoso Puello por salvar la vida la vida a su cónyuge.

La operación costó alrededor de un millón 300 mil pesos, según el director del hospital, quien aseguró que es la primera vez que se realiza este tipo de intervenciones en ese centro.

Luego de lo sucedido la paciente contó que tomó la decisión de no usar más prótesis dentales y así evitar repetir la experiencia vivida