Por: Rocio Quiroz

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado dominicano por la violación de varios derechos en las deportaciones de haitianos efectuadas entre los años 1990 y 2000. El fallo  provocó la reacción del Gobierno y de diferentes sectores de la sociedad.

La corte encontró culpable a República Dominicana de violar los derechos de nacionalidad, identidad, igualdad, dignidad, protección judicial y  protección a la familia, entre otros.

http://youtu.be/-ALG7M1KFSo

Los hechos  comprenden un período de 10 años donde se acusa el Estado de ejecutar un patrón sistemático de expulsiones de manera arbitraria en contra de personas de ascendencia haitiana.

Aunque el fallo fue dictado el pasado 28 de agosto, no fue dada a conocer hasta hoy, y de inmediato provocó reacciones en el gobierno.

En el fallo, la corte ordenó al país adoptar las medidas necesarias para evitar que la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, emitida a raíz del caso presentado por Juliana Deguis, continúen produciendo efectos jurídicos debido a que incumple con el artículo dos de la Convención de Estados Americanos.

Además el país deberá adoptar, en un plazo de seis meses, las medidas necesarias para que las víctimas, según el caso, sean debidamente registradas y cuenten con la documentación necesaria para acreditar su identidad y nacionalidad dominicana.

El fallo obliga al país a capacitar a sus funcionarios para que los perfiles raciales no constituyan el motivo para realizar una detención o expulsión, y  publicar la sentencia de manera íntegra en un diario local.

Los fallos emitidos por la Corte son de acatamiento obligatorio, para los países que conforman la organización de Estados Americanos.