La representante de Unicef dijo que en el aumento del presupuesto destinado a Salud Pública se deben enfocar los recursos “donde se nos está muriendo la gente que es madres y recién nacidos y en atención primaria para evitar otras enfermedades”.

SANTO DOMINGO.- El porcentaje de madres y neonatos muertos en 2020 y lo que va de 2021 es más del 80% del total de defunciones por COVID-19, por lo que expertos en el tema consideraron que es momento de que las autoridades de salud presten mayor atención a la problemática que, según aseguran, requiere inversión en recursos, personal y tecnología.

Las afirmaciones son de Nelson Rodríguez Monegro, exdirector del Servicio Nacional de Salud (SNS) y de Rosa Elcarte, representante en el país de Unicef quienes participaron en la Cuarta Asamblea Nacional de la Alianza por el Derecho a la Salud (ADESA).

Tras considerar que en el país pudieron haber aumentado las muertes a nivel general, Monegro explicó que esto puede deberse a que "todo el sector salud ha estado centrado única y exclusivamente en el Covid-19 y se han descuidado la mayoría de los programas prioritarios de salud”.

Monegro explicó, no obstante, que "el tema neonatal está vinculado a la calidad de la atención (...) eso está vinculado a la salud de la mujer y si ella no está recibiendo su chequeo neonatal adecuado entonces pasan desapercibidos muchos problemas de salud que inciden en la mortalidad de los neonatos. Para bajar esta mortalidad se necesita recursos, tecnología y el recurso humano competente, sobre todo de neonatólogo y en el área de enfermería”, dijo.

De su lado Elcarte reconoció el trabajo del gobierno de cara al COVID-19, pero consideró que “hay que empezar a pensar más en otras cosas".

Aseguró que en el país"tenemos que el número de madres y recién nacidos muertos en el año 2020 y en el año 2021 es más del 80% de las muertes de Covid-19” y que “para colmo, cuando acabe el año igual tendremos más muertes de recién nacidos y de madres que de Covid”.

La representante de Unicef dijo que en el aumento del presupuesto destinado a Salud Pública se deben enfocar los recursos “donde se nos está muriendo la gente que es madres y recién nacidos y en atención primaria para evitar otras enfermedades”.

“Creo que, hacen falta muchísimas más enfermeras. La relación enfermera/médico en el país está a la inversa que en el resto del mundo. Normalmente hay cinco enfermeras por un médico y aquí suele pasar que hay cinco médicos por una enfermera. Recién se han empezado a formar enfermeras obstetras y neonatales que no había en el país.Hacen falta muchas más enfermeras bien pagadas y especializadas”, concluyó.