Cinco meses después de que la tormenta Laura embistió al populoso barrio de La Yuca, en Los Ríos, donde destruyó viviendas y dejó a una parte del sector sin agua potable, decenas de familias damnificadas esperan aún que el gobierno comience la construcción de las viviendas que les prometió para sacarlos de la zona de alto riesgo y reubicarlos.

Por Carolina Oleaga


SANTO DOMINGO.-Cinco meses después de que la tormenta Laura embistió al populoso barrio de La Yuca, en Los Ríos, donde destruyó viviendas y dejó a una parte del sector sin agua potable, decenas de familias damnificadas esperan aún que el gobierno comience la construcción de las viviendas que les prometió para sacarlos de la zona de alto riesgo y reubicarlos.


Un conflicto con los terrenos que fueron entregados por Bienes Nacionales al INVI para concretar construir las viviendas ha impedido comenzar la construcción.



Según el presidente de la Comisión Presidencial para el Desarrollo Barrial, el gobierno trata de consensuar con los comunitarios en torno a la ubicación del complejo habitacional.


Las damnificados  aseguran que viven en la incertidumbre por no saber cuándo podrán mudarse o si enfrentarán otra temporada de huracanes en esa zona de riesgo.


Recordaron que desde el paso de la tormenta, algunos hogares no tienen acceso al agua potable.


Además indicaron que los trabajos que se hacen en la cañada se encuentran paralizados por supuestamente falta de recursos.


A través de la junta de vecinos unas 30 familias de las que resultaron afectadas  recibieron una ayuda económica, que le será entregada hasta tanto reciban las llaves de sus viviendas.


Declaraciones íntegras


" layout="responsive" width="480" height="270">

https://youtu.be/cEl3bF4r38k