Asimismo, Amell explicó que su hermana no se encontraba bien de salud mental. “Sabíamos de su enfermedad mental, estaba con una siquiatra medicada, y después la siquiatra nos dijo que no siguió el tratamiento, o sea, no se bebía los medicamentos y había dicho que lo iba a hacer”, dijo.

SANTO DOMINGO.- Tras el apresamiento de un hombre con relación a la muerte de la odontóloga Lyda Josefina Amell Bogart, de 45 años, cuyo cadáver fue encontrado en el asiento trasero del interior de su vehículo, dejado estacionado en la avenida Expreso V Centenario, la familia de la víctima pide que las autoridades avancen la investigación sobre lo sucedido.

En ese orden, la hermana de Lyda, Loraine Amell, al ser entrevistada por Noticias SIN, manifestó que “ya se tiene una persona capturada, eso nos da consuelo de que hay alguien, eso es una tranquilidad que tenemos hoy”.

Al tiempo que expresó que “yo lo que quiero es que esto pare, que ellos acaben, que averigüen que fue lo que pasó, que si es culpable, que lo digan y que no se hable más del asunto. El dolor de perder a mi hermana ha sido devastador, pero lo más desgastante y agobiante que nos quita la respiración y no nos deja dormir es el show mediático, es lo que nos está matando. Mi abuela tiene 90 años y se la pasa viendo noticias. Es una locura. Nosotros no tenemos nada que esconder, esto es una tragedia, hay menores de por medio, queremos sufrir en privado.”

Asimismo, Amell explicó que su hermana no se encontraba bien de salud mental. “Sabíamos de su enfermedad mental, estaba con una siquiatra medicada, y después la siquiatra nos dijo que no siguió el tratamiento, o sea, no se bebía los medicamentos y había dicho que lo iba a hacer”, dijo.  “Ahora cómo llegó esa persona ahí, y que hizo no sabemos, pero nosotros sabemos que ella estaba enferma y que esa era su voluntad”, agregó.

Señaló que cómo se enteraron de la muerte de Lyda: “Nos enteramos por las noticias, imagínate cuando vimos una cara, un nombre, destruidos...”  “Nosotros estamos escondiéndole el celular a mi papá por temor que se nos ponga malo”, dijo.

Entre llantos, Amell añadió:“Compró todo los útiles de la lista de su hijo menor” de apenas 7 años antes de morir. “Se los dejó encima de la cama” y se fue y nunca volvió.

El detenido fue identificado como José Luis Fermín Díaz “El Chamo o Venezuela”, de 30 años, fue detenido en la calle Francisco Villa Espesa del sector Villa Juana, Distrito Nacional.