Vecinos que se encontraban en sus casas cuando ocurrió el hecho, lamentaron lo ocurrido y esperan que las autoridades tomen iniciativas que motiven el respeto y ayuda a la salud mental.

SANTO DOMINGO.- En medio de un ambiente cargado de tristeza y conmoción fueron sepultados este jueves los restos de la joven que fue ultimada por su expareja, quien posteriormente se suicidó frente a la casa donde residía la joven y madre de su hijo, en Villas Agrícolas, Distrito Nacional.

Pasadas las 10 de la mañana los familiares de la joven Rosmery Ulerio le dieron el último adiós en el Cementerio Nacional.

Los llantos por el dolor e impotencia tanto entre parientes como en vecinos eran incontrolables durante el sepelio de la joven de 27 años, quien recibió dos disparos de la mano del joven Víctor Cuevas, con quien tenía alrededor de dos meses separados, según detallaron los familiares de la occisa antes del entierro.

Antes de mover el féretro de la casa donde fue ultimada y velada, en la calle Respaldo 30, en Villas Agrícolas, la madre de Ulerio indicó que durante los cinco años que duró la relación de su hija y su verdugo eran frecuentes las amenazas y agresiones verbales y físicas por parte del hombre con quién procreó un hijo. 

Asimismo, vecinos que se encontraban en sus casas cuando ocurrió el hecho, lamentaron lo ocurrido y esperan que las autoridades tomen iniciativas que motiven el respeto y ayuda a la salud mental.

El joven que resultó herido en el feminicidio que fue alegadamente motivado por celos ya se encuentra estable y dado de alta en su residencia.

Con la muerte de Ulerio quedan dos niños de 3 y 5 años en la orfandad.