SANTIAGO, República Dominicana.- En Villa González causa revuelo la decisión de una familia que se niega a enterrar una adolescente porque alegadamente suda y llora por lo que creen este viva.

Prisila Toribio de 14 años, murió a causa supuestamente de un dolor de cabeza y tanto allegados como vecinos indicaron que la menor tiene su cuerpo blandito y puede mover los brazos.

Algunos sostuvieron también que cuando iba ser enterrada lloró y sangró por lo que se resisten a enterrarla.

El video circula desde esta tarde en las redes donde se observa una discusión entre parientes y amigos cuando presuntamente vieron el cadáver blandito