SAMANA, República Dominicana.- Al menos 38 familias permanecen en la gobernación de Samaná luego de ser desalojados de unos terrenos en los que permanecieron por más de tres generaciones.

Niños, hombres y mujeres duermen en la gobernación, realizan sus necesidades, y pasan los días sin que se proyecte una solución de algo que estuvo en los tribunales por más de 20 años.

El desalojo  no es un hecho aislado, solamente este año, hubo más de cien desalojos forzados en República Dominicana.

Una gran cantidad de la población no tiene los títulos de sus tierras, lo que abre un margen para las acciones de desalojo, generalmente apuntando a la construcción de infraestructura o de complejos turísticos o industriales