La diputada Faride Raful, admitió que sus pronunciamientos en contra del proyecto de ley que busca que en las Escuelas del país se lea la Biblia de forma obligatoria, puede afectar en su popularidad como figura política, pero aun así mantiene la posición. 

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La diputada Faride Raful, admitió que sus pronunciamientos en contra del proyecto de ley que busca que en las escuelas del país se lea la Biblia de forma obligatoria, puede afectar en su popularidad como figura política, pero aun así mantiene la posición.

Más tarde la Comisión Pastoral del Movimiento El Pueblo Manda rechazó las pretensiones de algunos legisladores de impedir que se apruebe el proyecto busca que los estudiantes reciban la enseñanza de la biblia en las escuelas.

El pastor José Tomás García consideró que constituye un crimen coartar el derecho que tienen los docentes a recibir la palabra de Dios en los planteles.

García expresó que llevarán una comunicación al Congreso Nacional en respaldo a la iniciativa legislativa, tras manifestar que se mantendrán vigilantes en este proceso, a fin de lograr la aprobación de la pieza.