Tras concluir la eucaristía, la imagen de la Virgen fue trasladada nuevamente a la Basílica de Higüey.

SANTO DOMINGO.- Con una eucaristía realizada en el Estadio Olímpico concluyeron las actividades realizadas por la Iglesia Católica para celebrar los cien años de la coronación canónica de la Virgen de La Altagracia.

La eucaristía fue oficiada por varias autoridades eclesiásticas, quienes indicaron que la imagen de la Virgen de la Altagracia representa la unión de la familia y exhortaron a los presentes a prepararse y no ser vanidosos.

Los feligreses presentes y sacerdotes que desde tempranas horas llegaron a este lugar y desde diferentes partes del país, manifestaron su devoción de la virgen denominada como la protectora del pueblo dominicano, al mismo tiempo que hicieron un llamado a la población a cesar la violencia y apoyarse en la fe cristiana.

 

También se rindió honores en el Altar de la Patria, donde participó el presidente Luis Abinader, su esposa, entre otros funcionarios del gobierno que también acudieron a este centro olímpico.

En las actividades la imagen original de la Virgen de la Altagracia fue escoltada por agentes de la Armada, la Policía Nacional, Politur y el Ejército RD, quienes además, hacían guardia de honor en cada punto de actividad.

La imagen de la Virgen fue trasladada desde la Basílica de Higüey hasta Santo Domingo la tarde del domingo. Aproximadamente a las ocho de la noche fue recibida la imagen por el arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, en el monumento de Fray Antón de Montesinos. Desde allí, minutos más tarde fue llevada en una procesión a la Catedral Primada de América, donde se realizó una vigilia hasta las seis de la mañana.

Tras concluir la eucaristía, la imagen de la Virgen fue trasladada nuevamente a la Basílica de Higüey.