En las actividades destacaron la importancia del homenaje a quienes nunca tocaron el tambor de retirada y el compromiso de defender la existencia de una Patria libre, soberana e independiente.

SANTO DOMINGO.- Con actos simultáneos, el Ministerio de Defensa (MIDE), la Comisión Permanente de Efemérides Patrias (CPEP) y autoridades civiles de las provincias de El Seibo y Sánchez Ramírez, fueron honrados este domingo, los héroes y protagonistas de la “Batalla de Palo Hincado”.

Al conmemorarse el 213 aniversario de la gesta histórica, las Fuerzas Armadas recuerdan la primera gran batalla de la reconquista española de la colonia de Santo Domingo, librada en la Sabana de Palo Hincado, en las proximidades de El Seibo. De igual forma se recuerda que fue en el municipio de Cotuí, donde nació el Brigadier Juan Sánchez Ramírez, líder militar de este acontecimiento ocurrido en el año 1808.

Los actos en El Seibo, fueron encabezados por la gobernadora Irene Martínez de la Cruz, el senador de la provincia, Santiago Zorrilla, en representación del Ministro de Defensa, teniente general Carlos Luciano Díaz Morfa ERD., el comandante del Comando Conjunto Este de las FF.AA., Capitán de Navío Anthony Jiminián Objío, ARD., oficiales superiores de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, así como por sus autoridades civiles y representantes de la comunidad, quienes se dieron cita en la colocación de ofrendas florales en el Monumento de Palo Hincado, en honor al héroe Juan Sánchez Ramírez.

Allí, el mayor Justo Méndez, ERD., subdirector de Asuntos Civiles del Estado Mayor Conjunto del MIDE (J5), al leer la reseña histórica citó: “Pena de la vida al que vuelva la cara al enemigo; pena de la vida al tambor que tocaba retirada y pena de la vida, al Oficial que la mandare a tocar, aunque fuere yo mismo”.

Mientras que en el municipio Cotuí, fueron depositadas ofrendas florales en el monumento del patriota Juan Sánchez Ramírez, donde el director general de Historia Militar del MIDE coronel Sócrates Suazo Ruiz, ERD., exclamó: “Las Fuerzas Armadas reivindican los laureles victoriosos de esos aguerridos soldados y pueblo en arma, que hicieron posible la existencia firme de la Nación, como homenaje a la generación precedente que en sus usos, costumbres y quehaceres cultural, social, militar, religioso y espirituales, plantaron las simientes de nuestra identidad en el suelo más fecundo de la Patria”.

En ambas actividades, representantes de las Fuerzas Armadas dominicanas coincidieron en destacar la importancia del homenaje, a quienes nunca tocaron el tambor de retirada, a todo el pueblo dominicano de la época y por lo que se ha perpetuado en el tiempo, el compromiso de defender la existencia de una Patria libre, soberana e independiente.