El equipo ha destacado que para terminar la situación, el gobierno dominicano debe diseñar y ejecutar la ampliación del programa de ayuda alimenticia.

Santo Domingo.- El equipo técnico multidisciplinario del Frente Agropecuario del PRM, se presentó en la mañana de este lunes, un plan de medidas para la compensación o aplicación de subsidios a los principales rubros alimenticios, en busca de contrarrestar los altos precios de la canasta básica familiar.

Medidas compensatorias que se coordinará con las organizaciones o cooperativas de los distintos rubros productivos, según sectores de la producción agropecuaria; tomando en cuenta los costos de producción, transportación y tratamiento post-cosecha para ofrecer a los consumidores productos alimenticios frescos, de calidad, higiene e inocuidad con precios justos y asequibles a la población más vulnerable económicamente”, según la propuesta.

El equipo ha destacado que para terminar la situación, el gobierno dominicano debe diseñar y ejecutar la ampliación del programa de ayuda alimenticia, aplicando los mecanismos de transferencia como monetaria directas donde les permitan una alianza entre la federación de detallistas y las asociaciones de productores agrícolas y de productos agroindustriales del país, donde se puedan suplir las necesidades de las familias desfavorecidas de una canasta básica a retirar en los colmados mediante tarjetas, utilizando la base de datos del programa solidaridad.

Aplicar medidas de políticas económicas de emergencia frente a la escasez de alimentos y el incremento de los precios, estructurando programas de corto plazo para aumentar la producción agropecuaria y el apoyo directo a familias en pobreza extrema, severa y media; así como el funcionamiento de canales alternos de acceso a los alimentos, focalizados en la población señalada en el mapa de pobreza del país.

En conclusión, el apoyo es a los productores mencionados anteriormente, a través de un programa de subvenciones donde estén enlazados pequeños productores, comercios detallistas organizados que inciden en los barrios más populares y vulnerables y formar la salida más efectiva para darles la mejor seguridad alimenticia y asegurar la gobernabilidad ante las presiones inflacionarias generadas por factores externos que controlamos, pero con programas debidamente focalizados en los beneficiarios potenciales, como el arriba propuesto, estamos seguros que estaríamos llevando el sosiego a la familia dominicana y la estabilidad necesaria para seguir avanzando, pero pensando primero en los dominicanos.