El Secretario General del Frente Amplio, Juan Dionicio Rodríguez Restituyo, declaró que “Ante la inminente derrota del gobierno de Danilo Medina, este está buscando excusas para desconocer esa derrota, utilizando el poder y los instrumentos coercitivos del mismo en un deterioro progresivo de la institucionalidad del país”.

SANTO DOMINGO.- El partido Frente Amplio hizo un llamado al pueblo dominicano y sectores influyentes de la sociedad, a preservar la democracia garantizando no solo que los ciudadanos acudan a votar el domingo 5 de julio, para que el país tenga nuevas autoridades, sino también para obligar a que se respete la voluntad popular.

El Secretario General del Frente Amplio, Juan Dionicio Rodríguez Restituyo, declaró que “Ante la inminente derrota del gobierno de Danilo Medina, este está buscando excusas para desconocer esa derrota, utilizando el poder y los instrumentos coercitivos del mismo en un deterioro progresivo de la institucionalidad del país”.

El también candidato a diputado nacional por ese partido, recordó que el Ministro de Interior y Policía, José Ramón (Monchy) Fadul, encargado de la seguridad del Estado, es el Delegado político del PLD ante la Junta Central Electoral y que miembros del DNI son representantes en las propias Juntas electorales, juntas municipales y delegados ante colegios electorales, lo que representa un abuso de poder.

El país debe tener ojo visor ante el intento de reforzar la dictadura institucional que el actual gobierno quiere aplicar, utilizando las instituciones del Estado para imponer resultados que son adversos con un pueblo que se cansó de las manipulaciones, del robo, el abuso, la prepotencia, y la falta de integridad, de un grupo de personas que han llegado al estado a enriquecerse, manifestó el representante del Frente Amplio.

Finalmente la organización política llamó al pueblo a protegerse, acudir masivamente a votar, y estar atentos a los resultados para defender el país y la democracia, ya que, según aseguran, el miedo y el chantaje del partido oficial no asustan a un pueblo que despertó del engaño al que lo tenían sometido.