Durante el acto de toma de posesión , Henry prometió impulsar un diálogo "sincero" con la oposición y con otros sectores de la sociedad civil para buscar una solución a la crisis desatada por el asesinato del presidente Jovenel Moise.

SANTO DOMINGO.- Con el reto de enfrentar una profunda crisis política, celebrar comicios presidenciales e impulsar el esclarecimiento del magnicidio el presidente Jovenel Moïse, el nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry, asumió este marte el cargo tras recibir el espaldarazo de la comunidad internacional, pero sin el apoyo de los países de oposición.

Es la primera vez en la historia reciente de ese país que asume un gobierno sin tener un jefe de Estado.

Al asumir este martes  la jefatura de Gobierno, el nuevo primer ministro de Haití, Ariel Henry,  pidió un castigo "ejemplar" para los implicados en el asesinato del presidente Jovenel Moise.

Durante el acto de toma de posesión , Henry prometió impulsar un diálogo "sincero" con la oposición y con otros sectores de la sociedad civil para buscar una solución a la crisis desatada por el asesinato del presidente Jovenel Moise.

Henry asumió el Gobierno de Haití después de que el primer ministro interino, Claude Joseph, dejó el cargo en medio de presiones de la comunidad internacional para que cediera el poder y continuará como canciller.

El nuevo primer ministro de Haití, en el discurso durante su acto de investidura, prometió que va a mantener encuentros con "las fuerzas vivas" de la nación para buscar "un acuerdo inclusivo".

De forma previa a la ceremonia de investidura, Henry y los miembros de su gabinete asistieron al Museo del Panteón Nacional a un homenaje póstumo al presidente Moïse, como parte de los cuatro días ceremonias luctuosos para despedir al asesinado mandatario y que concluirán con el funeral de Estado que se realizará el viernes en la norteña ciudad de Cabo Haitiano.

En el lugar fue colocada una fotografía de Moise, cuya imagen estaba rodeada con las banderas de ese país, flores y un libro de condolencias, además en la ceremonia se intercalaron música y danza.

El presidente Moise nombró a Henry primer ministro el pasado 5 de julio, en el último decreto que firmó antes de su muerte, pero no llegó a ser investido en el cargo antes de que ocurriera el magnicidio, dos días después.

Por el momento, han sido detenidas 26 personas por su relación con el magnicidio, perpetrado el pasado 7 de julio, entre ellos 18 colombianos acusados de formar parte del comando que cometió el ataque contra la residencia de Moise.

El nuevo jefe de Gobierno dijo también que su pretensión "no puede ser resolver todos los problemas", pero sí prometió centrarse en crear las condiciones para la organización de las elecciones, que son "innegociables".

La primera dama Martine Moise que su familia correrá con los gastos del funeral, rechazando cualquier aporte del Estado.

La investidura de Henry se produce 13 días después del asesinato de Jovenel Moise, quien tendrá la responsabilidad de  dirigir el país hasta que se celebren elecciones.