BOCA CHICA, República Dominicana.- Vecinos, amigos y familiares de las gemelas separadas continúan visitándolas llenos de emoción y entusiasmo por su regreso al país sanas y salvas.

Maria Teresa y Teresa Maria no quieren bajarse de los brazos de sus tres hermanos y su padre, pues llevaban casi cuatro meses sin verlos.

En el sector los Botados del municipio de Boca Chica todos quieren ser testigos de lo que muchos consideran un milagro.

Y es que las niñas fueron sometidas a una cirugía que tardó unas 20 horas y costó cerca de un millón de dólares, recursos que fueron donados por la fundación World Pediatric Proyect y el Hospital infantil de Richmond en Virginia donde fueron operadas.

La primera Dama fue quien pagó por el viaje y la estadía de las ahora gemelas en los Estados Unidos.