SANTIAGO.- El traslado de camas desde el Hospital General de Las Colinas, rentado por el gobierno para atender a pacientes con coronavirus en Santiago, a centros de salud en Navarrete y en la provincia Espaillat ha generado indignación entre el personal médicos.

El retiro de las camas del centro de salud provocó que los residentes incendiaran varios neumáticos frente a las instalaciones.