En ese sentido, ha vendido al Estado dominicano combustible por un valor de RD$583,706,462.36 en contratos, según el registro de Compras y Contrataciones.

SANTO DOMINGO.- Con el apoyo de una ejecutiva de cuentas de una sucursal bancaria de la avenida Venezuela, que ya se encuentra detenida, los militares de alto rango vinculados a la Operación Coral 5G evadieron los controles financieros para mover recursos millonarios para la compra de inmuebles de lujo en la capital y otras zonas a través de testaferros que figuraban como proveedores del Estado.

Uno de ellos es el implicado Cesar Felix Ramos Ovalle, quien figura como propietario de la empresa Estación de Servicios La Marina, ubicada en la avenida España, fue definido por moradores que residen cerca de esa bomba de combustible como “un hombre servicial y que ayuda a los más necesitados”.

El negocio de Ramos Ovalle, supuestamente se dedicada a la comercialización y tráfico de petróleo y sus derivados en el país, por lo que fue allanada esta semana y permanece custodiada por militares.

De acuerdo a la Dirección General de Compras y Contrataciones Ramos Ovalle figura como suplidor del Estado desde octubre de 2006.

En ese sentido, ha vendido al Estado dominicano combustible por un valor de RD$583,706,462.36 en contratos, según el registro de Compras y Contrataciones.

Sobre el arresto en contra del investigado, los moradores de Villa Duarte prefirieron mantenerse al margen del caso.