“El gobierno dominicano, hasta ahora, no ha divulgado de manera formal o informal, ninguna propuesta relativa a una reforma fiscal”, anunció el funcionario.

SANTO DOMINGO.- El gobierno dominicano, a través de su portavoz y director de estrategia y comunicación gubernamental, Homero Figueroa, informa que no ha presentado alguna propuesta de reforma fiscal como se ha divulgado en diversos medios y plataformas de comunicación.

“El gobierno dominicano, hasta ahora, no ha divulgado de manera formal o informal, ninguna propuesta relativa a una reforma fiscal”, anunció el funcionario.

Más temprano, la posibilidad de que la eventual reforma tributaria que promueve el gobierno para financiar el déficit del 2022 incluya aumentos al impuesto sobre la renta y grave las placas vehiculares con el uno por ciento del valor del automóvil, desató el rechazo popular y de organizaciones civiles y legisladores que, antes establecer nuevos gravámenes, piden plan concreto para la reducción del gasto público.

La sola idea de ampliar los impuestos despierta el malestar de la clase trabajadora, al recordar que la población ya ha sido castigada con un inflación que este año registró cifras récord y el desempleo provocados por la crisis generada por la pandemia.

Legisladores del Senado y la Cámara de Diputado advierten que de ninguna forma tolerarán que se crucifique la clase media y a los sectores más vulnerables, que han sido los más golpeados por la crisis.

Para el director de la Central Nacional de Transportistas Unificados, Williams Pérez Figuereo, y la vicepresidenta de la Confederación Nacional de Unidad Sindical, Eulogia Familia, aumentar los impuestos sería atentar contra la paz social.

El borrador del proyecto, que circuló durante el fin de semana en redes sociales, establece una sola tasa de 16 % para el impuesto a la transferencia de bienes y servicios industrializados, el cual llevaría a 17 % el primer año los bienes actualmente gravados con el 18 %, a 16.5 % el segundo año y 16 % más adelante.

Aunque no hay una fecha para someter el proyecto al Congreso, el Poder Ejecutivo trabaja a contrarreloj, ya que el órgano legislativo se apresta a debatir en los próximos días el presupuesto público que prevé un déficit de cerca de 175 mil millones de pesos y el presidente Luis Abinader se propone tocar las puertas de los diferentes sectores en busca de apoyo.