Fue deportado del país por sus actividades de oposición al régimen del Triunvirato que surgió después de consumado el desdichado evento. 

Santo Domingo.- Gregorio García castro nació en la Sección de Pontón, La Vega el 17 de noviembre de 1936. Fueron sus padres Israel García y Ana Dolores Castro, personas de escasos recursos económicos.

A finales del régimen de Rafael Leonidas Trujillo Molina fue diputado al Congreso Nacional y llegó a dirigir una emisora gubernamental.

Tras el golpe militar que derrocó el gobierno constitucional del Profesor Juan Bosch Gaviño en septiembre de 1963, fue deportado del país por sus actividades de oposición al régimen del Triunvirato que surgió después de consumado el desdichado evento.

Se trasladó a Puerto Rico donde desempeño una serie de ocupaciones entre las que se encontraron las de mozo de limpieza, jornalero de la construcción, empleado en una gasolinera y camarógrafo.

El Doctor Joaquín Balaguer lo designa en 1964 como su representante político en Puerto Rico y realiza una intensa labor proselitista en favor del líder del Partido Reformista.

Sus labores reformistas se intensifican y en 1966 pone al servicio de Balaguer sus conocimientos publicitarios para la realización de la campaña electoral que lo llevó a la presidencia de la República.

Se opone a la reelección del Doctor Balaguer, criticando agriamente al Gobierno tanto en su columna como en su programa televisado y denunció valientemente las viles actividades de un grupo derechista llamado Frente Democrático Antiterrorista Anticomunista.

Finalmente, la noche del 28 de marzo de 1973, a las nueve y veinte, fue asesinado a tiros en la Calle de Las Mercedes casi esquina José Reyes en Santo Domingo. Acababa de salir del local del diario que laboraba; donde cumplía con sus labores como Jefe de Redacción.

Como autores materiales del crimen fueron presentados por la Policía Nacional, el teniente Juan María Arias Sánchez, el cabo Milton de la Cruz Lemus y el raso Rafael Pérez Pereyra, todos adscritos al Servicio Secreto de esa institución. Sus matadores fueron apresados y luego liberados y ascendidos de rango. Goyito tenía solo 37 años.